Curriculear

Home / Uncategorized @eu / Curriculear
Ilustración: María Laburu / Suministros de Imagen
Ilustración: María Laburu / Suministros de Imagen

 

Joseba Lopezortega /

Curriculear sirve para definir la acción de escribir currículos dejando que la imaginación vuele. Alguien que ha estado hinchando globos en una feria para una marca puede escribir “responsable de marketing directo en eventos de la marca YYY”, y seguirá caminando sobre dos piernas y respirando con dos pulmones, que imaginar es libre y la autoestima conviene tenerla siempre ahí, en lo alto.

Los currículos adoptan su verdadera dimensión y profundidad en las entrevistas de trabajo. Casi con rango de ley física, quienes se han matado pormenorizando su colección de certificados de aptitud de un idioma colapsan si en la entrevista se les habla en ese idioma, mientras que otros que no se meten en detalles salen airosos.

Por Suministros de Imagen han pasado algunas personas que no he llegado a conocer, cosa muy meritoria. En un caso me llamaron de una agencia madrileña para pedirme referencias de un diseñador que no había pisado nunca nuestras instalaciones. Mi opinion fue favorable, siempre y cuando le dedicaran a mundos virtuales. El señor que preguntaba y yo nos sorprendimos durante unos instantes. El diálogo fue, más o menos:  “pero cómo, ¿no le conoces?”, “no, de nada”, “caramba, pues aquí dice…”, “si quieres me llamas cuando esté contigo y me pongo”, “mejor que no”. El respeto que tengo a cualquiera que busque trabajo me impidió reirme como quizá hubiera debido. Qué situación.

Recientemente he tenido conocimiento de otro caso parecido que campea en Linkedin, ese espacio en el que curriculear sin duelo. No tiene importancia, porque si alguien ofrece referencias es para que se contrasten. Quien vaya a contratar, que llame. Siempre.

Hace años dirigí una exitosa muestra audiovisual en Madrid. Un par de semanas después de la clausura fuí con un amigo a la fiesta de cumpleaños de una chica. Había bastante gente y el juego era deambular de grupo en grupo a la búsqueda de links por los que quedarse en uno. Me quedé absorto al escuchar a un joven cuando contaba a unas muchachas cómo había conseguido traer a Madrid, a mi muestra, a un puñado de estrellas norteamericanas de la computación gráfica. A mí me estaba resultando divertido, pero llegado a un punto mi amigo le clarificó la situación. Fueron unos segundos de rara intensidad.

Si no me confundo, en la secuencia de la cola del cine en “Annie Hall” alguien cita a McLuhan y este está en la cola justo detrás y le dice: “Yo soy McLuhan y jamás he dicho eso”. Otro borde. Curriculear es un arte performático y nunca hay que poner trabas a la creatividad de las personas, que a veces sólo acierta a manifestarse en los currículos.

Web gune honek bere eta hirugarrenen cookieak darabiltza, nabigazioa hobetzeko, zure hobespenetara egokitzeko eta zeregin analitikoak egiteko. Nabigatzen jarraituz gero, gure cookieen politika onartuko duzu: Cookien poliitka

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar