Sesenta meses

Home / Entornos y opinión / Sesenta meses

Joseba Lopezortega /

No pensaba poner por escrito los pensamientos que me vienen recordando la mañana del 9 de diciembre de hace cinco años, pero mientras esta mañana conducíamos camino a Suministros hemos visto sobre nosotros un arcoi­ris, siempre tan frágil y cargado de buenos presagios, y lo hemos fotografiado porque me he sonreí­do y me he sentido claramente invitado a recordar y escribir.

Lo que sucedió hace exactamente cinco años es simple. La crisis arreciaba, en general y también específicamente sobre algunos aspectos de nuestro sector. Por alguna razón relaciono la crisis con el frí­o, y quizá por eso recuerdo que todo eran nubes oscuras, vientos fríos e incertidumbre. La elección era simple: o atarse al timón y tratar de resistir, buscando así­ salvar barco y tripulación, o convertir el buque en pecio y echarse a la barca salvavidas gritando sálvese quien pueda. En ese contexto me desperté en la mañana del 9 de diciembre para constatar que alguien teóricamente comprometido en la navegabilidad de la empresa llevaba tiempo y tiempo atesorando agua potable y ví­veres en un esquife, y que decí­a adiós con la mano derecha a prudente distancia de Suministros mientras me estrechaba la mano izquierda contándome que deseaba (¿o quizá «necesitaba»?) encarar un nuevo reto vital: una fórmula manoseada y poco imaginativa, porque lo que querí­a realmente era no salpicarse, y veía Suministros en el fondo del mar a escasos meses vista.

Sesenta meses después constato, al frente del mismo equipo que él dejó a merced de la tormenta (mas una nueva y buena grafista), que es posible jugar al ajedrez sin la torre, porque el ajedrez es un juego coral en el que se precisan piezas, inteligencia y visión global, de modo que la desaparición de una pieza secundaria no es crí­tica, si se cuenta fielmente con otras piezas capaces, así­ fueran humildes peones; constato también que en estos sesenta meses todas y todos en la empresa somos profesionales mejores, más atentos y despiertos, y sobre todo más libres de elegir rumbos y cargamentos. Por este lado, me siento satisfecho y lanzo un consejo por si alguien desea sopesarlo: si puedes desarrollar un proyecto sin socios, hazlo sin socios. La brisa es más suave y provechosa cuando eres libre de aproar. Así­ que deseé y deseo al remero toda la suerte que necesite, e incluso más.

Por las mismas fechas pude comprobar que hay un territorio por debajo de lo societario, más profundo e í­ntimo, más esencial, que duele ver defraudado. El tipo de la barca, quieras que no, jamás fue mi amigo personal, entre otras cosas por nuestras insondables diferencias en gustos musicales, y en eso todo estaba bien y era claro. Segundo consejo: más sofisticado es un vampiro, más se confunde con tu propia piel. Cuidado con los amigos si te asocias, te pueden facturar muy caro. Mejor romper el tablero, directamente. La confianza es muy cara.

La crisis no ha remitido en la escala en que la percibimos desde Suministros, que es una empresa pequeña sin demasiadas bocas de fuego para medirse, pero es rápida y gobernable. Cada mes de los sesenta que han pasado es un poema épico, y lo que se vislumbra no es mucho mejor. Pero continuamos flotando, y sabemos con certeza que deseamos seguir haciéndolo. Por eso, por encima de todo, quiero agradecer la confianza profesional que nos profesan nuestros clientes y clientas. Gracias también a las amistades que nos han acompañado en lo más duro de la tormenta. Pero quiero, sobre todo, afirmar que ser un pequeño empresario tiene una recompensa: saber que el brazo que rozas mientras tiras de un cabo es el brazo de un compañero de viaje. En Suministros de Imagen no hay empleados, no debe haberlos en ninguna estructura moderna de empresa de servicios. Somos tripulantes todas y todos. Por eso gozamos en la proa con el aire en el rostro, incluso si viene frí­o. Sólo una petición: que nadie nos ponga la canción de «Titanic».

Dentro de nada serán 120 meses. Habremos profundizado y mucho en el agradable rumbo hacia el completo olvido.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Si no estás de acuerdo puedes rechazarlas, tal como se explica en nuestra Política de cookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar